En esta ocasión escribe la persona que inició con la idea de este blog (no diré mi nombre porque prefiero seguir en el anonimato), donde principalmente se escriben anécdotas y/o consejos sobre todo lo relacionado con el esquí acuático, la idea fundamental es que se unan poco a poco más colaboradores, pero en esta ocasión quiero comentarles algo que me sucedió.

Hace unos días mi hermano menor me comentó que no entró a la Licenciatura en Informática que tanto había soñado porque no pasó el examen pese a la gran cantidad de esfuerzo que imprimió en sus estudios previos, pero bueno, eso realmente no me sorprendió, lo que sí fue que me dijo -te ayudaré en el centro de esquí que recién inauguraste y también aprenderé a esquiar a pesar de que le tengo miedo al agua, pero ayúdame a pagar una escuela particular-, eso me llenó de satisfacción, pues a sus tan solo 17 años está comprometido con su futuro.

Por lo anterior, lo puse a buscar escuelas particulares que estuvieran incorporadas a la Universidad donde él siempre ha querido estudiar, para que en un futuro se realice el cambio, y en un par de horas me dijo que ingresaría al Tecnológico Universitario de México, pues le permitía hacer el cambio de plantel sin ningún problema.

Yo lo apoyaré tanto en la universidad como en cada una de sus prácticas que tendrá para aprender esquí acuático, porque esas son verdaderas ganas de estudiar, dejar un miedo atrás para lograr una meta en la vida habla muy bien de la persona, así que les estaré avisando de cómo va mejorando mi hermanito en sus clases de esquí y cuando ya esté en la UNAM también se los compartiré, pues creo fielmente en que logrará ingresar a esa universidad, pese a que un año lo tenga que cursar en otra.